CAPRILES CORAZON DE VENEZUELA

CAPRILES CORAZON DE VENEZUELA
CAPRILES CORAZON Y FUTURO DE VENEZUELA

martes, 28 de diciembre de 2010

PULSO POLÍTICO EN VENEZUELA

EL PERIODICO - Martes, 28 de diciembre del 2010
ÁNGEL BERMÚDEZ - CARACAS

Chavez gobierna ya por decreto para arrinconar al Parlamento
El dirigente crea un fondo para la reconstrucción sin el aval de la Asamblea
«No podrán hacer ni una ley, 'pitiyanquis'» desafía el mandatario a los legisladores

El presidente Hugo Chávez ha recurrido ya a los poderes especiales que la concedió la Asamblea Nacional cuando sancionó una Ley Habilitante que le pemitirá gobernar por decreto durante los próximos 18 meses, sin estar sujeto al control del Parlamento. En virtud de esa ley, Chávez ya anunció que prepara 20 decretos y en presencia de su homólogo boliviano, Evo Morales, anunció la aprobación del primero: la creación de un fondo que le permitirá disponer de unos 1.760 millones de euros para la reconstrucción de infraestructuras afectadas por las lluvias que cayeron sobre el país.
Chávez, vestido de verde, visita, junto a su homólogo boliviano, Evo Morales, a familias sin hogar por las lluvias en Venezuela.
La ofensiva de Chávez tiene como objetivo restar poder a los legisladores y garantizar al oficialismo un férreo control sobre las instituciones y la sociedad, de cara a la entrada en funciones, el próximo 5 de enero, de la nueva Asamblea Nacional en Venezuela, en la que participará un numeroso grupo de diputados de la oposición elegidos el mes de septiembre pasado.

La arremetida ha sido ejecutada desde el actual Parlamento, controlado totalmente por el chavismo y en cuya agenda se incorporaron este mes más de 20 leyes polémicas, incluyendo la llamada Ley Habilitante, solicitada por el mandatario venezolano, que le faculta a gobernar por decreto. El objetivo de la habilitación, la cuarta que recibe desde 1999, lo dejó claro el propio Chávez el pasado 17 de diciembre al retar a los diputados electos: No podrán hacer ni una ley, pitiyanquis. Vamos a ver cómo van a hacer leyes ahora».

EMERGENCIA POR LAS LLUVIAS /
El Ejecutivo justificó los poderes especiales por la emergencia causada por las lluvias caídas desde noviembre y que dejaron más de 130.000 personas sin vivienda. Este argumento es criticado por los dirigentes de la oposición, quienes destacan que esa crisis no explica por qué se facultó al presidente para legislar en materias como los servicios de transporte terrestre, ferroviario, marítimo y aéreo; o en el ámbito de las comunicaciones informáticas, electrónicas y telemáticas.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que agrupa a los partidos opositores, denunció la Ley Habilitante por considerar que usurpa las tareas de los parlamentarios que entrarán en funciones en el 2011. Según manifestó a la prensa Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD, esta norma es «una violación de la voluntad popular y de las normas constitucionales».

A través de un comunicado, los parlamentarios de la oposición alertaron: «Está en marcha un golpe de Estado. La Constitución ha sido violada». La habilitación también ha sido cuestionada por el Foro por la Vida, que agrupa a una treintena de oenegés de derechos humanos y advierte que dada su amplitud, vulnera los derechos fundamentales establecidos en la Constitución. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su preocupación por el alcance y la duración de los poderes especiales.

En el marco de esta ofensiva legislativa, la Asamblea Nacional reformó su reglamento interno aumentando los poderes de la presidencia de la Cámara --bajo control chavista- y reduciendo el número de sesiones y el tiempo disponible para las intervenciones de los parlamentarios. Entre los sectores afectados por otras leyes que están siendo aprobadas están los medios de comunicación, internet, las universidades, los bancos y las organizaciones no gubernamentales.

Los presidentes de las siete academias nacionales sumaron sus voces a la protesta, al afirmar que con la aprobación de estas leyes se desconoce el Estado de Derecho en el país y se intenta imponer un sistema absolutista.