CAPRILES CORAZON DE VENEZUELA

CAPRILES CORAZON DE VENEZUELA
CAPRILES CORAZON Y FUTURO DE VENEZUELA

domingo, 10 de mayo de 2009

NUEVA DECISIÓN RADICAL DEL MANDATARIO DE CARACAS

Chávez nacionaliza 60 empresas de servicios de las petroleras
• El presidente de Venezuela encabeza la entrada en las sedes de las firmas
• Alrededor de 8.000 trabajadores pasan a engrosar la nómina de la mayor firma estatal


PUBLICADO POR EL PERIODICO - ESPAÑA - 9 DE MAYO DE 2009
Soldados venezolanos custodian los muelles de Maracaibo. Foto: REUTERS / ISAAC URRUTIA
ÁNGEL BERMÚDEZCARACAS


El Gobierno de Venezuela dio un paso más en la nacionalización de la economía al iniciar ayer la expropiación de 60 compañías que prestan servicios a la industria petrolera. La toma de las instalaciones de varias de estas empresas, ubicadas en el lago de Maracaibo, fue encabezada por el propio presidente del país, Hugo Chávez, quien afirmó en la cadena nacional de radio y televisión: "Aquí comenzó la esclavitud de Venezuela, a través de la explotación petrolera, y ahora empieza la liberación".Ya la noche del pasado jueves, Chávez había promulgado la ley orgánica que reserva al Estado los bienes y servicios conexos a las actividades primarias de hidrocarburos. Esta ley permite asumir el control de las compañías privadas responsables de la inyección de gas, de vapor o de agua en los pozos petroleros (que facilitan la extracción del hidrocarburo). También abre las puertas a la nacionalización de las empresas que operan en el lago de Maracaibo y que realizan actividades auxiliares como el mantenimiento de buques, el servicio de remolcadores y gabarras, además del transporte de materiales, combustibles y personal técnico.


TRABAJADORES ABSORBIDOSSegún las previsiones del ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, el Gobierno tomará en principio el control de 300 lanchas, 30 remolcadores, 30 gabarras, 39 terminales y muelles, 61 lanchas de buzos, 5 diques astilleros y 13 talleres. Indicó que unos 8.000 trabajadores de estas empresas serán absorbidos por la petrolera estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA).La expropiación se produce en un momento difícil en las relaciones entre PDVSA y las empresas de servicios. La petrolera estatal ha sido cuestionada por el incumplimiento en el pago de sus contratos con estas compañías, a las cuales adeudaría unos 13.400 millones de dólares (9.800 millones de euros). Este hecho ha sembrado dudas acerca de la solvencia de PDVSA, aunque sus directivos aseguran que es la petrolera estatal más sólida de América Latina.Preguntado por las razones que pueden explicar estas medidas, el experto petrolero y exmiembro del directorio de PDVSA José Toro Hardy alude a "un nacionalismo mal entendido" que serviría como justificación de cara a la galería. En su opinión, la causa más probable reside en las deudas de PDVSA, que "propuso pagar a las compañías siempre y cuando estas aceptaran un descuento del 40% en la factura, a lo que se negaron. Ahora el Gobierno se arma con una espada de Damocles que cuelga sobre estas empresas"."Es una medida delicada", advierte Toro Hardy, quien alerta que la expropiación puede tener un doble efecto: una caída de la producción petrolera y la pérdida de confianza de los inversores privados.